Latín obligatoria y Matemáticas optativa, o cómo cargarse una de las mejoras que introducía la LOMCE en Bachillerato

La educación es una de las cuestiones más importantes de una sociedad que pretende progresar, eso lo sabemos todos. ¿Todos? ¡No! Un pequeño grupo de irreductibles se resiste todavía a intentar contribuir a este propósito con acciones que hacen justo lo contrario. Me refiero, cómo no, al Gobierno de España.

Son de sobra conocidas muchas de las medidas perjudiciales para la educación libre y plural que este gobierno ha tomado en los últimos meses. Y la última (por ahora) afecta directamente a las Matemáticas, evidentemente para mal. Vamos a explicar un poco de qué va todo esto.

José Ignacio Wert, el amigo de los niñosEn estos días la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) está en proceso de aprobación en el Senado. En estos días, por tanto, se decide uno de los temas más importantes para el desarrollo de este país: la estructura de la educación de sus adolescentes en los próximos años (aunque puede cambiar a corto plazo si hay cambios en el partido en el Gobierno, pero eso ya es otro tema). Aunque serían muchos los temas a debatir, comentar y/o criticar de esta ley, me gustaría centrarme en uno en concreto, que es la cuestión principal de este artículo: la situación de las matemáticas en la modalidad de Bachillerato de Ciencias Sociales.

Hasta ahora, según la ley de educación actual (la LOE), el Bachillerato se divide en tres modalidades: (1) Artes, (2) Ciencias y Tecnología y (3) Humanidades y Ciencias Sociales (BOE nº 106, jueves 4 de mayo de 2006, pág. 17172; página 15 de este pdf). Las asignaturas que componían cada uno de los dos cursos de Bachillerato aparecen en documentos posteriores y se establecen previa consulta con las Comunidades Autónomas. Aparte de las materias comunes, la estructura que quedó es la siguiente:

Para 1º de Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales:

Materias de modalidad (el alumno debe elegir 3)

Economía
Griego I
Historia del mundo contemporáneo
Latín I
Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales I

Para 2º de Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales

Materias de modalidad (el alumno debe elegir 3)

Economía de la empresa
Geografía
Griego II
Historia del Arte
Latín II
Literatura universal
Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales II

Después debían elegir una asignatura más por curso de entre un grupo de optativas (aquí puede verse la organización correspondiente a Castilla-La Mancha, aunque si no me equivoco es la misma para todo el país).

Si nos fijamos, por ejemplo, en 1º de Bachillerato, como cada alumno debe elegir 3 de esas 5 asignatura podría ocurrir que alguien que al acabar Bachillerato entrara en un grado de Económicas, Administración y Dirección de Empresas, Magisterio o Psicología (por poner algunos ejemplos) hubiera pasado esa etapa sin oler las matemáticas, simplemente no eligiéndolas ni en 1º ni en 2º. Cierto es que este caso se presenta con menos frecuencia que el contrario, pero podría ocurrir. Y como todo el mundo acertará a comprender, que esto ocurra lo que acaba produciendo habitualmente es una debacle académica del alumno (por no poder enfrentarse a los contenidos de matemáticas del propio grado por no tener base suficiente) o una deficiente preparación para su trabajo posterior en una materia fundamental como son las matemáticas.

Bien, pues llega la LOMCE y, ¡oh, milagro!, subsana este error. Y lo hace de una manera muy sencilla: separa Humanidades y Ciencias Sociales en dos Bachilleratos distintos, dejando Latín I y II como obligatorias en Humanidades y Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales I y II como obligatorias en Ciencias Sociales (en primer y segundo curso respectivamente en ambos casos). Bueno, no está mal la idea, ya que quien entre en el Bachillerato de Ciencias Sociales habitualmente necesitará más las matemáticas que el latín (y al revés en Humanidades), pero además también podrá escoger latín si quiere como asignatura optativa (lo mismo con matemáticas en Humanidades). Podéis ver la Organización General del Bachillerato de la LOMCE en las páginas 28 a 35 del Proyecto de Ley del 17 de mayo de 2013. Vaya, algo arregla esta ley entonces, ¿no?

Pues a nuestros amigos del PP no se les ha ocurrido otra cosa que cargarse todo esto con enmiendas posteriores a esta ley. Parece ser que cuando el Proyecto de Ley pasó por el Congreso el grupo popular presentó unas enmiendas que han tenido como consecuencia la unificación de los dos bachilleratos en uno solo. Vamos, como estaba antes, ¿no? Pues no, ya que ahora se añade un pequeño detalle que antes no aparecía: se establece el Latín (I en primero y II en segundo) como asignatura obligatoria para todos los alumnos del Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales (aparte de las comunes a todos los bachilleratos, sería la única obligatoria). Que alguien me lo explique, porque no lo entiendo: ¿Latín como asignatura obligatoria para todos los de Ciencias Sociales? ¿Y por encima de matemáticas?

Quizás esta queja parezca algo interesada (al fin y al cabo yo soy matemático, por lo que se podría pensar que tiro para lo mío en este caso), pero ni mucho menos. Creo que no se puede dudar de la importancia suprema que la Lengua y las Matemáticas tienen para el desarrollo del alumno, tanto en su vertiente puramente académica como en la del propio desarrollo como persona. Siendo así, ¿cómo puede ser que en esta unificación se establezca el Latín como única obligatoria de modalidad? Cierto que las Matemáticas se podrán elegir como optativa, pero también lo es que para quien vaya a dirigir sus estudios hacia algún grado relacionado con las Ciencias Sociales no tiene sentido estar obligado a cursar Latín tanto en primero como en segundo (al igual que, quizás, tampoco tendría demasiado sentido obligar a alumnos de Humanidades a cursar obligatoriamente Matemáticas relegando así al Latín a optativa).

Además, todo esto vuelve a abrir la puerta para que se produzcan situaciones como las que comentábamos al principio que podían pasar hasta ahora: que alguien pueda llegar a un grado de, por ejemplo, Administración y Dirección de Empresas (de la rama de Ciencias Sociales), que tiene matemáticas por todos los lados, sin haber cursado esa asignatura en los dos últimos años. Pero además ahora es quizás más probable que antes que esto pase, al menos bajo mi punto de vista. Antes, como comentaba en párrafos anteriores, el alumno elegía 3 asignaturas de 5. Si estamos hablando de alguien que quiera irse hacia algo de Ciencias Sociales (ADE, Económicas, Psicología…), lo normal es que descartara Latín y Griego (por poca afinidad), quedándose con Economía, Historia y Matemáticas. Pero ahora te obligan a coger Latín, por lo que habrá gente que descarte Matemáticas por tener mayor dificultad que las demás que puede elegir. Sí, es cierto que en los centros se les puede aconsejar en estos casos, pero al final todos sabemos lo que pasa, o lo que puede llegar a pasar.

¿Tan difícil era la solución? No sé, se me ocurre que se podía haber dejado como estaba al principio en la LOMCE, con las modalidades de Humanidades y Ciencias Sociales separadas y cada una de ellas con su asignatura obligatoria (Latín y Matemáticas respectivamente). O si había que unificar obligatoriamente se podría haber dejado la posibilidad de elegir una de ellas como obligatoria en vez de imponer una de ellas (el Latín en este caso). Así cada uno puede elegir la que más le convenga en función de lo que quiere estudiar después. Y eso mismo es lo que han pedido varias asociaciones y sociedades matemáticas españolas en este comunicado conjunto que, al menos yo, espero que sea tenido en cuenta. Por ello también se ha abierto esta petición en Change.org en la que se pide lo mismo.

Bueno, alguno pensará que no pasa nada, que en el Senado se puede arreglar el tema. Pues la cosa es que el PP no presentó ninguna otra enmienda que enmendara las presentadas anteriormente, por lo que la cosa no ha cambiado por ahora. Queda la opción de que sean otros grupos los que presenten esas enmiendas, pero al parecer la cosa está muy parada. El próximo miércoles 20 de noviembre tendrá lugar la votación final, y hace falta hacer ver a la comunidad política que deben intentar solucionar este problema que ha surgido por este movimiento de última hora. Esperemos que sepan rectificar a tiempo.


Evidentemente no soy el único que se ha hecho eco de esta noticia. Aquí os dejo algunos enlaces a artículos publicados durante los últimos días sobre este tema:

Y hay muchos más. La sociedad en general os estará muy agradecida si nos ayudáis a difundir esta situación, ya que ésa es la única forma de poder ponerle remedio a la misma antes de que sea tarde. Como siempre, muchas gracias.


Quiero agradecer especialmente a Raquel Mallavibarrena, presidenta de la Comisión de Educación del Comité Español de Matemáticas (CEMAT) y a José Enrique Machuca (@yodigono), profesor de matemáticas de instituto, la información y la ayuda que me han prestado para la confección de este artículo.

Autor: ^DiAmOnD^

Miguel Ángel Morales Medina. Licenciado en Matemáticas y autor de Gaussianos y de El Aleph. Puedes seguirme en Twitter o indicar que te gusta mi página de Facebook.

65 Comentarios

  1. no hay que poner el grito en el cielo un ABOGADO o SOCIOLOGO pocas MATEMATICAS van a dar ademas la ponen OPTATIVA no la quitan

    soy FISICO y me gustan los numeros , pero tampoco es justo imponer a alguien algo que no va a dar o no le va a servir igual para muchos de letras MATEMATICAS son tan UTILES como un LATIN para nosotros (abogados, de magisterio, psicologos,etc..)

    Publica una respuesta
  2. Cualquier comentario al respecto del contenido sobra, todos estamos de acuerdo y más sabiendo le nivel que hay aún teniendo matemáticas en Bachillerato. Los conocimientos de matemáticas de todos los que no estudian la carrera de matemáticas son más que cuestionables (con excepción de algunas ingenierías) y, con todos mis respetos a esos profesionales, así nos va. Lo peor es que en vez de incluir a matemáticos en los equipos de trabajo, nos califican como solo servibles para la enseñanza y cuando hay que hablar de estadística o funciones, lo más básico que se toca en cualquier carrera científica, nadie da pie con bola (por supuesto hablo de manera muy generalizada).

    Eso, sobre el contenido todos de acuerdo, así que te comento algo sobre lo escrito. Cuando enumeras las asignaturas de Bachillerato se te escapó un 1º donde debías poner un 2º 🙂

    Publica una respuesta
  3. Que un sociólogo no va a tocar matemáticas? Pues lo dicho en mi anterior comentario… Así nos va!! Primero las matemáticas no solo son necesarias para la carrera profesional, también lo son para entender las estadísticas de, por ejemplo, la audiencia de la televisión, algo no tan sencillo cuando se habla del “share” y resulta que un día tienes un 5% y te ve más gente que cuando tienes un 8%… Por ponerte un ejemplo, que los hay más sangrantes y graves. Otro asunto es que las mates del Bachillerato de Sociales tenían un contenido poco útil y demasiado vinculado a la economía, cuando deberían ser más generales y sobre temas más variados.

    Por otro lado, vuelvo a lo de sociología… Pues vamos bien si un sociólogo no sabe matemáticas… A ver cómo elige una población de estudio y hace estadística. Sociología, Psicología, Económicas, ADE, PERIODISMO… Todos necesitas matemáticas!! Incluso un abogado. No me imagino la defensa de un abogado mercantil sin saber matemáticas, por poner un ejemplo…

    Lo que no puede ser es que se intenten mejorar los resultados de los informes PISA sacando esas asignaturas que mejoran las competencias donde hay problemas, no en los estudios, sino en el día a día…

    Publica una respuesta
  4. es OPTATIVA no hay que poner el grito en el cielo 🙂 no la han eliminado habra gente que la siga cogiendo por necesidad (sociologos, economistas,etc.. ) no hay que exagerar y parecer como si fuera el fin del mundo

    Publica una respuesta
  5. Afirmar que las matemáticas no les van a ser útiles a quien ha decidido estudiar una carrera de humanidades, o haya decidido no estudiar, es muy atrevido. Ya se han nombrado anteriormente ejemplos, podríamos seguir hasta la saciedad, pero creo conveniente sacar otro aspecto que, para mí, es mucho más fundamental que campos concretos o ejemplos en los que vayan a ser útiles.

    Seamos realistas, Ec. Diferenciales, Integración, Derivación, conceptos abstractos de Álgebra (Grupo, Esp. Vectorial, Anillo…) y demás parafernalia matemática no son de gran utilidad a quien se mueva fuera del apasionante mundo que constituye la matemática, pura o aplicada a la ingeniería, como es mi caso.

    Sin embargo, no es eso lo fundamental en la formación matemática (sobre todo en niveles de educación obligatoria), sino la forma de organizar a la información, la manera de enfrentarse a un problema, las diferentes maneras, estrategias o metodologías de resolver un problema… y eso sí que es algo completamente transversal a toda rama del conocimiento.

    De la misma manera que no pretendo eliminar la Filosofía porque me vaya a dedicar a algo técnico, pues me enriquece como persona, no creo conveniente eliminar los conocimientos matemáticos que también me enriquecen como persona… y ciudadano responsable.

    Publica una respuesta
  6. La cuestión no es si es optativa o no, aunque también, porque a esa edad no decidimos en función de lo que nos vaya a hacer falta (yo mismo soy licenciado en matemáticas y tuve matemáticas, poro no cogí una optativa que había de estadística y lo noté en la carrera. ¡¡En 1º de Bachillerato ni siquiera sabía que iba a ser matemático!!), la cuestión es que el latín es obligatorio y no le va a ser útil a todos tampoco. En este caso además, aún considerando la lengua y el latín importantes, tampoco el latín es muy útil para la vida diaria, en mi opinión no tanto como las matemáticas, pues todo lo que te pueda aportar el latín de conocimiento para la lengua actual lo aprendes en otra asignatura omitiendo el origen y ya está.

    A mí el fin del mundo no me parece, pero el comienzo de una enseñanza de peor calidad sí. De hecho nunca entendí que las matemáticas de sociales fuesen tan diferentes a las científicas, y esto lo digo porque me llegan chavales a clases particulares que necesitan base de matemáticas para su carrera por no haber cogido matemáticas de ciencias. Es un hecho: los que cogieron matemáticas de ciencias van mejor incluso en ADE, los conceptos propios de matemáticas los captan mejor y más rápido. Además, desde hace muchos años a esas edades ya nos quejamos de que nuestro nivel en las asignaturas no científicas tiene que ser el mismo que el del resto de bachillerato (algo lógico a mi entender), pero no pasa al revés, cosa que se agrava ahora. Yo no sé si sabes cómo se estudia latín, pero básicamente o bien aprendes teoría y vocabulario (como en las peores clases de inglés) o bien te dedicas a traducir. Útil, útil para un abogado tampoco me lo parece (creo que nadie se lee Derecho Romano en latín)… O estudias filología, traducción e interpretación, quizá filosofía e historia, incluso teología, o yo no veo motivo para estudiar latín. Se va a dar la paradoja de que los que no necesiten matemáticas tendrán lo que necesitan, pero los que la necesiten en el futuro pueden pasar sin ellas. Esto que se va a aprobar significará que aunque quieras ser economista con 17 años, si matemáticas es difícil y otra optativa no, pues vas a lo fácil. De la otra manera te fastidiabas y espabilabas ya a esa edad. Y aún dándole otra vuelta de tuerca… Puede ser que alguien que quiera ser economista se decida a estudiar la asignatura de Economía pensando que ahí tiene lo que necesita y pase de matemáticas… ¡Absurdo!

    Publica una respuesta
  7. yo estoy A FAVOR de que haya opciones.. no se les quita se les da OPCIONALMENTE elegir MATEMATICAS u otra asignatura de su interes o que sea mas facil.

    Os imaginais al reves? los de FILOSOFIA protestando porque no es OBLIGATORIA a pesar de que a un cientifico la filosofia etc NO le va a servir para nada ??

    dar OPCIONES esta bien OBLIGAR no tanto..

    Publica una respuesta
  8. Solo un detalle para cuando te acusen de “barrer hacia tu jardín”… si nos ponemos en plan miserable, ¿quién gana más con la separación entre matemáticas y sociedad?

    Yo soy físico especializado en física matemática, y mi principal baza a la hora de encontrar un buen empleo fue, precisamente, que somos pocos. También eso explica el casi inexistente desempleo en el sector… sí, es un saber útil, pero sobretodo, minoritario (a pesar de tener una nota de corte de 5).

    Como digo, éste es un pensamiento muy miserable… lo cual lo hace ideal para blandirlo ante cierto tipo de críticos. Como imaginarñás, soy de la opinión de que las matemáticas son fundamentales para comprender absolutamente todo el mundo que nos rodea, y jamás apoyaría (si me preguntasen, claro) sacarlas de los planes de estudios.

    Publica una respuesta
  9. No soy imparcial por dos motivos fundamentales: primero porque soy matemática y a mi las matemáticas me han gustado desde siempre y siempre he entendido su utilidad; pero el segundo motivo creo es algo más importante, soy profesora de futuros maestros y veo cada día cual es la formación matemática que traen cuando llegan a la universidad, y las dificultades que aquí se encuentran.
    No se si el latín debería ser obligatorio o no para alguien que se vaya a dedicar a las humanidades. Puede ser interesante para la formación de cualquiera que quiera tener un conocimiento amplio de las lenguas y facilita el aprendizaje de otros idiomas, pero de ahí a ser obligatorio creo que hay un gran salto.
    De lo que si estoy convencida es de que los futuros maestros necesitan saber matemáticas, y si se les facilita la posibilidad de no cursarlas en el bachillerato se dificulta, y mucho, su capacidad para aprenderlas en la universidad.
    Cada año me encuentro en clase con alumnos que hace 4 y 5 cursos que no han visto nada de matemáticas y que tienen grandes dificultades para comprender los conceptos más sencillos. Solo de pensar que alguno de ellos puede llegar a tener que explicárselas a alguno de mis sobrinos me entran temblores.
    No hay que olvidar que los futuros maestros serán el primer contacto “formal” que los niños tengan con las matemáticas, y que su influencia será determinante en cómo las aprecien o detesten las próximas generaciones.
    Por todo eso, una de las cosas buenas que le veía a la LOMCE era la separación de los dos bachilleratos y la obligatoriedad de las matemáticas en una de las opciones, pero parece que no va a ser así. Es una pena.

    Publica una respuesta
  10. Yo hace unos días también publicaba en el blog sobre este mismo tema: http://30dediferencia.blogspot.com.es/2013/11/matematicas.html y además hablaba de algo que se dice en los comentarios sobre el que sea una asignatura optativa, y es que los chavales miran a corto plazo y entre elegir matemáticas y una “maría” pues no tienen la menor duda. Por cierto que también dejaba una anécdota que me había sucedido esa misma mañana. No era un caso puntual, pero me temo que con estos cambios se puede convertir algo bastante habitual.

    Publica una respuesta
  11. Por supuesto, lo que está sucediendo es una barbaridad, pero la situación anterior no era mucho mejor. De mis alumnos de magisterio, hay un porcentaje significativo que no han cursado matemáticas en bachillerato. Desde mi punto de vista, toda esta problemática sólo tiene una posible solución: que las universidades asuman su responsabilidad, y que pongan criterios de admisión claros en las distintas titulaciones. Creo que ha quedado claro, pero por si acaso: en los países a los que nos gustaría parecernos, lo que ocurre es que para entrar en la facultad X, Y o Z es imprescindible haber cursado matemáticas A, B o C previamente.

    Publica una respuesta
  12. Soy sociólogo, antes que nada, pero sé lo mío de ciencias sociales en general. Siguiendo de cerca los avances en estos campos en las últimas décadas, me he enterado de que cada vez el uso de las matemáticas es más común por su potencia analítica y su posibilidad para plantear conceptos más precisos frente a las narrativas cotidianas (compárese las posibilidades de la teoría de conjuntos o la lógica frente a palabras más imprecisas como “algunos”, “muchos” o “todos”).

    De hecho, creo que incluso vivir sólo con estadística es un error bastante grueso, pues incapacita a muchos sociólogos a la hora de construir modelos teóricos que intenten explicar los mecanismos detrás de los fenómenos sociales (por ejemplo, ¿acaso no serían útiles conceptos como los logaritmos a la hora de describir, por ejemplo, la incidencia de diversos comportamientos según el tamaño de las sociedades?). Verbigracia, en una disciplina prima hermana de la sociología como la demografía, los logaritmos ya importan, en cosas como la tasa del crecimiento poblacional.

    Para ejemplos prácticos de lo que digo, revisad obras clásicas de la sociología matemática como Mathematical Sociology, de Fararo, u obras contemporáneas como Introduction to Mathematical Sociology, de Bonacich y Lu. Aunque por el momento no han tenido demasiado éxitos, ambos textos indican una corriente que puede ir a más en la sociología, como ha pasado en otras ciencias sociales (ahí está el notable nivel matemático de muchos economistas doctorados).

    Y dentro de la sociología tenemos trabajos como los de John H. Goldthorpe (algunos capítulos de su De la sociología hacen uso de la teoría de juegos o las ecuaciones diferenciales), el trabajo de Cristina Bicchieri, con su teoría de conjuntos, en The Grammar of Society o los de James Coleman (véanse las partes matemáticas de sus ambiciosos Fundamentos de Teoría Social, con un uso intensivo de ecuaciones como las de Euler-Lagrange: unos textos en los que los economistas se reconocerán). Hasta campos enteros, como el estudio de las redes sociales, piden un uso intensivo de las matemáticas. ¡Oh, y leed revistas académicas como American Sociological Review!

    Esto, junto con la utilidad que están demostrando diversos lenguajes de programación como el R a la hora de realizar trabajos tan rutinarios para un sociólogo como el análisis estadístico, indica que una sociología con un nivel serio de matemáticas se impondrá por la fuerza, pues una sociología con pocas matemáticas o ninguna morirá en la irrevelancia del bajo factor de impacto. De hecho, me consta que al respecto estamos relativamente atrasados en España (un ejemplo es lo que se enseña en el campus de Somosaguas).

    Dados los argumentos expuestos anteriormente, Wert se equivoca profundamente al pretender priorizar el latín frente a las matemáticas en ciencias sociales. De hecho, va justo al revés de la tendencia mundial a la hora de demandar conocimiento: qué valioso está siendo saber matemáticas, especialmente para campso como el análisis de datos, mientras la imprecisión intelectual de la cual adolecen muchas humanidades parece que penaliza a la hora de generar empleos, especialmente en una sociedad con un trabajo cada vez más automatizado. Enlazando con estos renglones, comentaré algo del bachillerato, mi experiencia y una visión algo más general.

    Recuerdo cuando en Bachillerato me gustaban tan poco las matemáticas que no aprendí mucho de esa asignatura llamada “Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales”. A medida que profundicé en los aportes teóricos de las ciencias sociales que iba estudiando con fruición, me di cuenta del error que cometí y me esforcé para que me gustaran cada vez más (por ejemplo, ahora ya me apasiona bastante la estadística). Porque me he dado cuenta de que si quiero ser un gran sociólogo necesito saber matemáticas, especialmente para realizar aportes teóricos innovadores.

    Aunque en su momento no me agradaran, me declaro partidario de unas matemáticas en el Bachillerato de ciencias sociales. Incluso al mismo nivel que las que hay en el bachillerato de ciencia y tecnología. Porque tampoco es que venga mal curtirse en matemáticas, aunque, eso sí, se debería mejorar la forma de enseñarla. No puede ser que un alumno de Bachillerato, por ejemplo, no sepa casi nada de teoría de conjuntos. Esto se paga cuando lees bastante literatura científica moderna.

    En defintiiva, las matemáticas van a más en las ciencias sociales y este gobierno ha metido la pata hasta el corvejón, con la posibilidad de hipotecar la educación de cientos de alumnos en un futuro.

    Un saludo.

    Publica una respuesta
  13. no entiendo tanto escandalo porque la gente estudie MATEMATICAS si luego si no eres el amo de la barraca y sacas matriculas y dieces no te quieren ni ver 🙂

    Publica una respuesta
  14. “Son de sobra conocidas muchas de las medidas perjudiciales para la educación libre y plural”

    Mira, yo, después de leer esto, pues paso de leer nada más. Que te califiquen de “libre y plural” esta basura de sistema educativo progre y mediocre de mediocres, pues te da idea de por dónde va la cosa.

    Vamos a dejarnos de hostias. Ya “matemáticas aplicadas a las ciencias sociales” empieza por tener un nombre que apesta a estupidez de ingeniero social y sigue por tener unos contenidos de batiburrillo de fórmulas que, además, no deja de menguar cada año. El PP culmina simplemente un proceso natural en el que a las matemáticas se les da más importancia de palabra, pero en la rpáctica SE DOMINAN MENOS. Un proceso adocenamiento lamentable que no es sino la culminación del basurero mental de la LOGSE.

    ES QUE DA IGUAL. Las quitas y DA IGUAL. Los alumnos NO SABEN NADA al acabar el bachillerato. NADA. ¡Pero si ya hasta a los estudiantes de ingeniería les dan asco las integrales!

    Y, por favor, yo tengo a este blog por algo serio: ya está bien de meter cosas como ¡¡¡”libre y plural”!! cuando se puede calificar mejor como “de adoctrinamiento y pasar por el tubo progre”. Joder, ¡que los que tienen a esta basura por “libre y plural” están calificando las reválidas de franquistas ¡¡Que los dejen pasar a todos con seis, no con cuatro, leches, que con Franco sólo pasaban con dos!!

    Publica una respuesta
  15. Maestrillo, si te digo la verdad leyendo tu comentario no sé cómo has interpretado esta frase. Lo que yo quería decir es que son conocidas las medidas que perjudican a la educación, dejando ésta de ser libre y plural. En ningún momento he defendido esa ley, aunque sí es cierto que lo de separar los bachilleratos de Humanidades y CCSS me parecía una buena medida.

    Publica una respuesta
  16. El fin del Bachillerato deberia ser que el alumno adquiera una formacion basica en todos los ambitos del saber, independietemente de como oriente su futuro profesional. Incluso aunque no continue estudiando en la universidad y derive su trayectoria profesional hacia parcelas en las que no sean necesarias matemáticas, física o Historia. No es incompatible ser camarero o conductor de autobus (con todos mis respetos) con tener una formación académica BASICA.

    El alumno deberia terminar con una formacion básica en Lengua, Fisica, Matematicas, Historia, etc.. simplemente porque eso le ayudara a formarse mejor como persona desde el punto de vista humanista.

    A parte de que las matemáticas sean obligatorias o no, todo esto es consecuencia del nefasto sistema educativo que tenemos y de la baja calidad de nuestra educación.

    Se te parte el alma cuando hablas con un adolescente y no es que no sepa ni entienda el teorema de Pitágoras, es que no sabe quien es Federico García Lorca ni los Reyes Católicos.

    En esta pais tenemos la mentalidad magistralmente expueta por Miguel de Unamuno en la lapidaria frase “QUE INVENTEN ELLOS”. Claro , si van a inventar los demas para que estudiar e investigar.

    ASI NOS LUCE EL PELO , y por desgracia creo que va a seguir siendo asi por mucho tiempo.

    Publica una respuesta
  17. tampoco los profesores se molestasn mucho, algunos explican mal y no tienen en cuenta tus ideas porque no tienes notazas 🙁 entonces que no se vayan quejando que menudos SUELDAZOS se llevan cada mes a costa del estado

    Publica una respuesta
  18. Simplemente comentar a alguno de los compañeros que escribieron antes:

    El latín es la lengua de la que bebe el castellano, y una mejor comprensión de la lengua latina redunda en una mejora absoluta del dominio del castellano.

    Recordemos que la lengua es la principal herramienta para comunicarnos, intercambiar ideas y expresarnos, ya seamos historiadores, sociólogos, matemáticos o ingenieros.

    No digo que la decisión del gobierno sea correcta, es más, no lo creo.

    Únicamente digo que el latín es más importante de lo que muchos creen.

    Publica una respuesta
  19. La verdad no estoy del todo enterado acerca de la situación de la educación en España, solo lo que he leído en esta entrada. Como una opinión, sólo en el contexto de esta entrada, creo que se debe enseñar matemáticas a todos los estudiantes.

    En Colombia, tenemos un dicho

    “Hasta para vender chance se necesita estudiar matemáticas”.

    Publica una respuesta
  20. No sé cuándo ha merecido la educación en España los calificativos de libre y plural, creo que nunca. Lo que ha tenido es momentos de cierta calidad y desde la LOGSE y derivados es progresivamente de menos calidad, menos libre y menos plural. La ideologización, intituída mediante la ley y mediante la propia mentalidad del profesorado es evidente para cualquiera que se pase por un colegio o un instituto.

    Publica una respuesta
  21. José, aunque hace poco que decidí participar en los comentarios de este blog, hace bastante que lo sigo y, con ello, los comentarios de las entradas, sinceramente cada vez que leo algún comentario tuyo percibo bastante… resentimiento o ganas de malmeter, no sé siempre dejas alguna “joyita”.
    Si crees que los profes se llevan sueldazos deberías preguntarles, los que tenían “sueldazos” eran los catedráticos (y bien merecidos creo yo, que no es nada fácil acceder a una cátedra) y aún así tampoco era para tirar cohetes. Te digo esto por que realmente me sorprende que alguien con cierto bagage en ciencias hable de esa forma <.<

    Respecto a este artículo, suscribo el comentario de Daniel (no Daniel-san, que soy yo). No me parece bien la medida pero el latín (y también el griego, ¿o es que nadie se acuerda del griego?) tiene su importancia todavía hoy, el hecho de estudiar un idioma es un buen entrenamiento para el cerebro, igual que las matemáticas, con el añadido de que el latín continúa utilizándose en disciplinas como Biología, Botánica, Química, fundamentalmente para designar de una forma "internacional" ciertos objetos o seres, el nombre científico de un animal es su nombre en latín y lo mismo para una planta.

    Publica una respuesta
  22. Este asunto lleva camino de convertirse en uno de los más debatidos del blog. Y muy justificadamente porque interesa a todo el mundo.
    Es difícil sustraerse a mezclar en los argumentos criterios subjetivos, profesionales o con ideología política.
    A pesar de ello quiero exponer mis ideas.
    El objetivo de la educación primaria y secundaria, debería ser conseguir que nuestros jóvenes adquieran una formación que les de la opción de desempeñar un papel digno en su vida futura.
    Me entristece y preocupa que los planes de estudio permitan que lleguen a la edad adulta con limitaciones en cualquier área del conocimiento originadas por una legislación que las impone o permite.
    No debería haber abogados, periodistas o bibliotecarios sin los conocimientos básicos de matemáticas o física. Ni ingenieros o matemáticos que tengan lagunas importantes en historia o geografía. Y así mil ejemplos más.
    Creo que el currículo formativo debería incluir entre todos los cursos el máximo número de disciplinas sin distinguir entre troncales y optativas.
    Ya se encargarán las preferencias de cada alumno, su actitud y su capacidad, de configurar su formación global al final del proceso.
    El criterio óptimo para avanzar al curso siguiente sería establecer un mínimo de asignaturas aprobadas y una nota media también mínima.
    Cada asignatura que se suprime para un conjunto de alumnos les genera un vacío difícil de rellenar en el futuro. Una asignatura cursada, aunque sea con bajo rendimiento, deja algún poso que se podrá ampliar en el futuro si surge un aliciente para ello por necesidad o por una afición tardía.
    El objetivo principal, en estas fases, debe ser la cultura integral. Al concluir este proceso ya decidirá cada alumno qué rumbo quiere dar a su formación posterior con criterios vocacionales o utilitarios, pero habrá tenido opciones a cualquier camino, las haya aprovechado o no.
    Respeto el derecho de todo el mundo a no estar de acuerdo conmigo.

    Publica una respuesta
  23. Me imagino que esto es el bachillerato de España ¿no?. Bueno en cualquier caso no aplica a Colombia que es mi país, que si no ya me habría enterado, pero igual voy a opinar. Justamente hace poco leía que se proponía retrasar el comienzo de la enseñanza de las matemáticas en la educación mexicana. Como dice el comentario de JJGJJG la educación primaria y secundaria debe servir para darnos bases generales para la vida y adiestrarnos en un nivel básico sobre distintas áreas fundamentales del conocimiento de tal forma que estemos preparados eventualmente para decidir que profesión queremos escoger para el resto de nuestras vidas. Además y evidentemente no estaría bien tener abogados, psicólogos o sociólogos incapaces de manejar conceptos elementales del álgebra o la estadística, de igual forma que no conviene tener ingenieros y científicos con mala redacción o un conocimiento mediocre de geografía.

    Evidentemente la idea no es que futuros sociólogos sepan resolver ecuaciones diferenciales, pero si ahora mismo la mayoría salen de la secundaria incapaces de aplicar bien un simple regla de tres o incapaces de calcular el interés en un año que le deberían reportar sus ahorros bancarios, ya no me quiero imaginar como sería si para colmo quitamos mas horas de matemáticas.

    Además tengamos en cuenta que las matemáticas son el área mas esencial del conocimiento, su aplicación es omnipresente y fundamental. Se podrá prescindir de cualquier cosa pero nunca de las matemáticas, porque son el motor básico del progreso y quienes fundamental el progreso de cualquier otra ciencia.

    Publica una respuesta
  24. Por cierto lo del latín no tiene pies ni cabeza, no se justifica desde ningún punto de vista. Ya bastante tenemos con las clases de religión que nos sirven para nada como para que encima quieran meter latín. Deberían retirar todo esas materias inservibles e incluir algo realmente útil como cursos de administración de empresas que si algo hace falta en esta sociedad son emprendedores con capacidad, de echo eh ahí el auténtico motor de nuestra economía (de cualquiera país del mundo).

    Publica una respuesta
  25. Llamadme conspiranoico si queréis, pero esta ley está hecha para que los futuros españoles sean más ignorantes y fáciles de controlar incluso que con la ley actual; y que aspiren a cobrar menos (menos formación lleva a menos sueldo, menos aspiraciones intelectuales y políticas; y más docilidad).

    Publica una respuesta
  26. jose, en mi opinión estas muy MUY equivocado, yo estudio un grado de matemáticas, soy de la generación que pasó por el bachillerato que tenia CCSS y Humanidades separadas.

    He leido una frase tuya…
    “Os imaginais al reves? los de FILOSOFIA protestando porque no es OBLIGATORIA a pesar de que a un cientifico la filosofia etc NO le va a servir para nada ??”

    Si te hubieras molestado en mirar las asignaturas comunes, habrias descubierto que hay asignaturas que no entran en tela de juicio como por ejemplo: Lengua castellana, Historia de España, Inglés (U otro idioma moderno p.e. francés), educación física…
    Estas asignaturas me parece muy razonable que deban formr parte de la formación de todo bachillerato. Pero la cosa no queda ahí… En mi bachiller de ciencias y tecnología tuve que tragarme (se nota que no me agradó demasiado.. jejeje)… tachan tachan… FILOSOFIA e HISTORIA DE LA FILOSOFIA. Comunes en todos los bachilleratos. Obligatorias. Relee tus comentarios y meditalos…

    Huelga decir para que me ha servido Historia de la filosofía… como mucho culturilla general y ganar alguna partida al trivial…

    Que sin embargo, un alumno que entre en el bachiller sin saber que carrera va a elegir y se le plantee la opción: ¿Quieres matemáticas o no las quieres? Una gran parte de la gente (entre la cual he de confesar me incluia yo) se rige por la ley “del mínimo esfuerzo” a pesar de que al elegir carrera dos años despues, descubra ese alunmo que la mitad de las carreras a las que le da acceso su bachiller de CCSS tienen, OH SORPRESA, matematicas y se cerró esas puertas 2 años atrás.

    Y por terminar de meter m*****, ya no sabe uno cual va a ser la siguiente bofetada, los erasmus, becas de muchos tipos, presupuesto en educación, aumento de las horas de los profesores al mismo sueldo cerrando de paso las plazas que van desapareciendo y ahora, por que desde luego, la culpa de que la educación no funcione(según algunos), es como no podía ser de otra manera, las asignaturas que se imparten, si Ciudadania o o Ciudadania, pues lo cambiamos y lo volvemos a poner, y las matematicas, mas de lo mismo…

    No me alargo más que tal como ha escrito arriba JJGJJG esta entrada tiene mucha miga jajaja

    Publica una respuesta
  27. Esto es un blog de matemáticas y es normal que en este caso los participantes defiendan su necesidad y su utilidad. No creo necesario insistir mucho en defender algo tan obvio.
    Esta entrada nos permite exponer opiniones sobre algo más fundamental que aquellas: la educación.
    Disiento de los que basan sus argumentos el la utilidad de diversas materias en unas u otras profesiones. ¿Por qué valoramos las asignaturas únicamente en función de la facilidad que confieren para realizar un trabajo remunerado? A mí me parece que esos conocimientos son necesarios pero nunca deben ser suficientes para ser mejor persona y, por ello. tener más calidad de vida.
    El mundo actual ofrece a los jóvenes mucho mejores alicientes que los estudios porque tienden, mayoritariamente, a preferir “vivir” aquí y ahora y a no asumir que será más larga su vida de adultos que su vida infantil o adolescente.
    Habría que convencerles de que lo que se pretende de ellos no es QUE ESTUDIEN, que es un “rollo”, sino QUE APRENDAN, que es estupendo. Tienen que descubrir la satisfacción de “saber” y que compensa con creces el esfuerzo invertido.
    Y insisto, todas las materias sirven para ser más cultos, para tener más posibilidades y, en definitiva, para ser mejores. Todo el mundo es sensible a, en cualquier circunstancia de la vida, disfrutar de la íntima satisfacción de poder decir “yo lo sé”. Es un placer comparable al de encontrar un alumno después de años de haberlo perdido de vista y que te diga “gracias”.
    No quiero alargar este comentario pero, probablemente, seguiré dando la lata sobre el asunto.

    Publica una respuesta
  28. Que matemáticas quede como optativa para un alumno de ciencias sociales me parece lógico. Que el latín sea obligatoria eso habrán de opinarlo los expertos en dichas materias dentro de lo que hoy se requiere. Yo estudié una asignatura de latín en Bup y tenía utilidad desde el punto de vista de la etimología, etc; conectando con la filología hispánica, pero quizá excesivo para un nivel de Bup; pero en fín, ya sabemos que el latín para los que adoran la literatura es como las matemáticas para el que adora la ciencia. Pienso igual que comentan, que se hace mucho énfasis en las matemáticas a nivel de Bup pero como antesala de ingenierías y económicas, grados técnicos en suma; pero la licenciatura de Matemáticas queda vejada a nivel laboral, orientada exclusivamente a la docencia. Quizá sea mi falta de información o por efecto de la crisis. Lo cierto es que percibo que acabo de licenciarme y no veo otro panorama al respecto, máxime en mi caso, con cuarenta años y un mínimo nivel de inglés (A2). No sé hasta que punto podría ser eficiente hacer un máster orientado a la economía, informática u otro sector (que suelen ser bastante costosos). Celebramos el año de la estadística y mi pregunta es ¿donde está el trabajo como estadístico? ¿Curso de formación en consultoría para luego qué?. Me siento muy feliz como todos con mi licenciatura de matemáticas, pero no encuentro una salida laboral directa aparte de la docencia que merezca la pena (ocurriendo además que el camino no es fácil para llegar a un puesto de profesor de secundaria exento de problemas). Quizá es desinformación, pero esto me huele a podrido; porque se insiste en ensalzar las matemáticas, tan solo accesibles a mentes supremas, y necesarias para un alumnado de Bup, que cursarán matemática aplicada a un nivel básico en comparación a la licenciatura. Pero en fin, no resulta tan asombroso tratándose de este país en la actualidad.

    Publica una respuesta
  29. No se si esta entrada acabara convirtiéndose en la que tiene mayor número de respuestas, pero seguro que la que mas texto acumula. Y la que menos ecuaciones!
    Al final parece es verdad eso que dicen que el numero de lectores de un libro es inversamente proporcional al numero de ecuaciones que contiene.

    Publica una respuesta
  30. A mí lo que me sorprende es que, como respuesta a que se unan dos cosas más o menos disparejas, decidamos obviar directamente a la otra mitad del binomio. Es decir, para evitar que un hipotético futuro alumno de Económicas pueda saltarse las matemáticas, nuestra “solución” es que todo futuro alumno de Filología tenga que dar clase de matemáticas.

    Creo que el paternalismo con el que hemos terminado tratando a los alumnos se tiene que llegar a acabar en algún momento. ¿Que no quiere hacer matemáticas y luego entra en ADE? Pues peor para él, no haberse pasado de listo. Ya en mi COU hubo una chica que entró en Ingeniería sin haber hecho matemáticas. ¿Realmente es nuestro trabajo meternos en estas decisiones privadas?

    Publica una respuesta
  31. Pedro Terán, creo que en mi artículo no digo que una opción razonable sea intercambiar matemáticas por latín en este caso. Lo que digo es que lo que vería más razonable es que se dejaran las dos como obligatorias a elegir una o que se dejen los dos bachilleratos separados con cada una de ellas como obligatoria en uno (y la otra como optativa).

    Posiblemente la cuestión más grave no sea que haya alumnos que puedan entrar en ADE sin haber hecho matemáticas (recordad que con la ley anterior también podía pasar eso), sino que se les obliga a hacer latín sí o sí. ¿En serio te parece razonable eso? Me gustaría saber qué pensaría la gente más cercana a las letras si a todos los alumnos de bachillerato les obligaran a hacer matemáticas (cosa que, bajo mi punto de vista, sería más razonable que obligar a todos a cursar latín, pero eso es otro tema).

    Y lo que comentas de meternos en decisiones privadas…pues igual no es nuestro trabajo, pero ten en cuenta que obligar a todos los alumnos a hacer latín sea cual sea la rama por la que van a ir ya es meternos en sus decisiones privadas. Dejemos que elijan ellos (dándoles la opción de coger latín o matemáticas como obligatoria de modalidad) y si se equivocan allá ellos (aunque lo suyo sería intentar evitar que se equivoquen dándoles información).

    Publica una respuesta
  32. Para ilustración de los jovencitos de menos de sesenta años voy a resumir el plan de estudios que estaba vigente en mi época. A algunos se lo habrán contado pero puede ser curioso para muchos que no lo conozcan.
    La enseñanza primaria terminaba con nueve o diez años. El que optaba por hacer bachillerato pasaba en ese momento un examen de Ingreso a secundaria que era necesario aprobar para acceder a ello.
    A partir de ese momento se cursaban SIETE años para obtener el título de Bachiller.
    Podías pasar de curso con hasta dos asignaturas suspendidas siempre que la nota media entre todas ellas fuera al menos de cinco sobre diez.
    En todos los cursos había, al menos diez asignaturas. Entre ellas había algunas que se estudiaban en los siete cursos que eran: Religión, Latín, Lengua y Literatura, Matemáticas, Dibujo, Geografía, Historia, Lengua extranjera, Gimnasia y Formación del espíritu nacional. En los tres últimos años se daban, además, Filosofía, Física, Química y Griego. Todas las asignaturas eran obligatorias, TODAS.
    Si después querías acceder a la Universidad tenías que aprobar un llamado “Examen de Estado” cuyo contenido era el total de los programas de todas las asignaturas de los siete cursos. Hasta no aprobarlo no se podía hacer una carrera. Yo aprobé ese examen precisamente hace sesenta años, en 1953.
    No quiero hacer ningún juicio de valor, lo único que quiero resaltar es que aquello es radicalmente distinto de lo actual.
    Para terminar diré que estoy encantado de haber tenido que estudiar y aprobar todo eso. Me sirvió, por ejemplo para, mientras estudiaba mi carrera, obtener ingresos dando clases particulares y en academias privadas a alumnos de bachillerato y de asignaturas tan diversas como Matemáticas, Latín, Física, Lengua o Historia. Además, mis nueve hijos han tenido mí ayuda durante su periodo estudiantil tanto en primaria como en secundaria y en la Universidad a pesar de elegir titulaciones tan diversas como Químicas, Pedagogía, Informática, Ingeniería, Psicología, Economía o Ciencias sociales.

    Publica una respuesta
  33. Ahora voy a matizar las condiciones sociales de mi época estudiantil en bachillerato.
    El salario medio mensual de un obrero no cualificado era el equivalente a unos seis euros actuales.
    La mensualidad a abonar en los colegios más elitistas de Madrid representaba alrededor dl 25% de ese salario. Los libros y el material para todo el curso costaban una cantidad equivalente una vez al año. Como el curso duraba nueve meses, un obrero habría tenido que trabajar dos meses y medio al año para pagar el curso de un hijo. Existía la opción de estudiar en un Instituto Nacional de Enseñanza media donde el coste de la matrícula anual de pago único más los libros solo suponían quince días de trabajo del obrero cada curso académico. Esto lo hacía bastante asequible.
    Cuando acabé el bachillerato la matrícula anual más los libros en una escuela oficial de Ingeniería Superior suponía dos meses de trabajo del obrero elegido como base de comparación, es decir, era más barata que ahora, pues no se puede hacer una carrera semejante pagando al año entre matrícula y libros el doble del salario mínimo.
    Es cierto que había muy pocas becas y solo se podían obtener por rendimiento brillante.
    La discriminación, por tanto, era más achacable a la capacidad intelectual o al la voluntad de trabajo y de esfuerzo que a factores económicos.
    Como tanto la enseñanza media como la superior no eran obligatorios, eran los padres los únicos responsables de la decisión de que sus hijos estudiaran.
    Las condiciones económicas y sociales en unos años de recuperación del país tras una guerra tremenda permitieron que tanto los universitarios como los simples bachilleres conocieran una época de “casi” pleno empleo.

    Ahora voy a tratar de reflejar la influencia de las estadísticas en la calidad de la enseñanza.
    Cuando entré en la Universidad en 1953 había EN TODA ESPAÑA unos 38.000 alumnos universitarios. Rondaban el 1% de la población. Era, posiblemente, lo que el sistema no obligatorio de enseñanza, la demanda social o la capacidad de absorción de la sociedad
    producían espontáneamente. Quiero suponer que, en alguna medida, era la punta de la pirámide de la suma de calidad intelectual y capacidad de esfuerzo salvo las posibles excepciones por la falta de igualdad de oportunidades. En todo caso, la calidad profesional yo la calificaría de media-alta.
    Hoy, tras la imposición de la obligatoriedad de estudiar y los tanteos vacilantes de una decena de planes de enseñanza nos encontramos con casi 8.000.000 de alumnos de primaria y secundaria y casi 1.500.000 de universitarios a los que tienen que enseñar unos 700.000 profesores a los primeros y unos 120.000 a los segundos.
    La cantidad total de profesores es más de veinte veces superior al total de universitarios de todos los cursos de mi época. Es indudable que la pirámide intelectual y profesional de la población está cortada por un plano muy inferior lo que provoca que la calidad media descienda de forma significativa. Con el alumnado ocurre algo similar. Esto, en mi opinión provoca que, con peor profesor “promedio” un alumno “promedio” obtendrá, necesariamente, peores resultados.
    El profesor “promedio” no puede, en muchos casos obtener del alumno “promedio” el rendimiento que conseguía antes y el alumno “promedio” ya no es capaz de acumular conocimiento en tantas facetas del saber como antes.
    Y yo veo en ello la explicación dos aspectos relevantes: la reducción de asignaturas y las tasas de fracaso escolar. Y eso es lo que hay. A veces lo mejor es enemigo de lo bueno.
    Desde luego, confieso que no sé qué es lo bueno ni qué es lo mejor. Lo que sí tengo claro es que ni la rivalidad entre izquierdas y derechas ni las peleas entre religiosos y laicos pueden mejorar las cosas mientras gasten sus esfuerzos en polemizar sobre educación ciudadana, ética, religión, separación por sexos, enseñanza pública, privada o concertada, subvenciones y otras cosas por el estilo y no los empleen en los tres aspectos fundamentales: todo lo que se gaste en investigación y en educación es poco, qué es lo mejor para los futuros ciudadanos y qué es lo mejor pare el país.

    Publica una respuesta
  34. que se puede esperar de un gobierno con un presidente que fue el primer mandatario europeo a ver al nuevo papa. Un gobierno que ha puesto, de nuevo, como si estuviéramos en el oscurantismo del pasado la religión obligatoria en las escuelas. Hay un intento,otra vez, de los curas de invertir el progreso y volver a la gente al redil de los templos. Siguen intentando hacerle creer a la gente que el Universo entero gira alrededor de la Tierra. Hay que separar la mentira que es la religión, la cizaña; del concepto personal de Dios, el trigo. No es que tal o cual marca de gaseosa sea mentira, es que todas las gaseosas los son. Religión fuera de las escuelas, fuera de la sociedad. Lo primero que hay que hacer es eliminar el estúpido conteo religioso y partidista del Tiempo. Desde que empezó la Historia, así que estamos en el año 6,000 y en el siglo 60, por lo menos. Una Convención Internacional, datación del primer Testimonio Escrito conocido en ese momento, que quedará ya fijado para siempre como el inicio verdadero de la Historia de la Humanidad. Año 2013 de que, siglo XXI de que, venga ya con las mentiras y con el cuento. Fuera.

    Publica una respuesta
  35. Mi anterior comentario no pretendía ser una respuesta al total de la entrada, sino a un argumento que se repite en ella, en algunos de los comentarios, en otros blogs, y en el correo “oficial” distribuido por el CEMAT.

    Al fondo de ese argumento transparenta o bien que los alumnos de letras son inferiores a los de ciencias, y entonces tienen que fastidiarse en aras del beneficio futuro de estos y de la comodidad de los profesores universitarios de matemáticas, o en todo caso que a nosotros no nos importa lo que ellos opinen de que les obliguen a dar matemáticas para nada. Paradójicamente, al mismo tiempo protestamos por que obliguen a “los nuestros” a aprender latín.

    Es posible que a ti te parezca razonable imponer unas matemáticas obligatorias para todos hasta los 18 años. La realidad es que el 99% de las personas nunca en su vida va a hacer una raíz cuadrada, ni calcular el área de un trapecio o el volumen de un cono, ni resolver una ecuación de segundo grado: gran parte de lo que se aprende en las matemáticas obligatorias, tiempo antes de llegar a los 16-17 años, es mucho más inútil que el latín.

    Es más, he comprobado con estupor que buena parte de mis alumnos de (1º de) ingeniería son incapaces de resolver un problema en el que se piden dos cantidades y requiere plantear un sistema de dos ecuaciones con dos incógnitas, porque no son capaces de concebir que la solución de un problema pase por un sistema de ecuaciones. De parte de los datos sacan una ecuación que involucra las dos cantidades que les preguntan; de otra parte, sacan otra. Y se quedan mirándolas sin saber qué hacer, se dicen: “Debo de estar haciéndolo mal, porque no me sale”. Creen que en alguna parte tiene que haber por fuerza escondida una ecuación en la que solo salga una incógnita.

    Es inútil, por tanto, que hayan aprendido a resolver sistemas de ecuaciones a los 12-13 años (ya no hablemos del teorema de Rouché-Frobenius, si se les sigue enseñando a los 17); cuánto más lo será que lo aprenda gente que se va a pasar el resto de su vida dando clase de Lengua en un instituto o metida en una biblioteca leyendo libros polvorientos de gente que murió hace siglos.

    El latín es probablemente la asignatura del instituto que me ha sido más útil. También las matemáticas, claro, pero para eso soy matemático. Así que, efectivamente, no me parece nada grave que los futuros economistas tengan que aprender latín.

    Publica una respuesta
  36. Pedro Terán, me gustaría que me dijeras en qué parte de mi artículo se dice (o se da a entender) que los alumnos de letras son inferiores a los de ciencias o lo de que se obligue a los de letras a dar matemáticas sí o sí. Repito que las dos opciones que planteo, al igual que el CEMAT en su escrito, es dejar las dos como obligatorias a elegir una por el alumno o separar los bachilleratos.

    Por otra parte, me parece una pena que todavía se siga viendo el instituto (ESO y Bachillerato) simplemente como “conocimiento” útil. Es decir, que haya gente que siga pensando que esos años de formación deben serlo únicamente atendiendo a la utilidad práctica futura de los temas tratados en las asignaturas de esos años. Quizás ése es uno de los problemas más graves de la enseñanza actual, y que profesores como tú alimenten esa idea es aún más triste. Quizás leer los comentarios anteriores de JJGJJG nos ayuden a todos a ver las cosas de otra manera.

    Y bueno, centrándonos exclusivamente en la utilidad práctica real y directa de lo que se da en esos años, tú dices que la asignatura que te ha sido más útil es el latín. Pues mira, yo soy matemático y no recuerdo haber usado directamente en la práctica ni uno solo de los conocimientos que adquirí en la asignatura de latín que cursé en 2º de BUP (lo que correspondería a 4º de ESO ahora). Sin embargo, sí recuerdo haber usado conocimientos adquiridos de muchas otras asignaturas (matemáticas entre ellas, evidentemente).

    Publica una respuesta
  37. Mira, yo me he limitado a criticar un argumento y después a aclararte la crítica. De ahí no se deduce nada ni sobre lo que yo pienso de la cuestión en general, ni de las propuestas del CEMAT, ni de la obligatoriedad de una u otra asignatura, ni sobre si el instituto es solo conocimiento útil.

    Me está disgustando la ligereza con la que te estás inventando mis opiniones sobre todos esos temas, las cuales, si desease compartirlas contigo por alguna razón, sin duda habría explicado sin necesidad de que tú tuvieras que recurrir a inventártelas.

    Publica una respuesta
  38. Voy a tratar de explicar mi opinión sobre los objetivos de cada nivel de la Enseñanza.
    Lo que puede pretender la Enseñanza Preescolar es que los niños aprendan, lo mejor posible, a hablar, leer, escribir, hacer cuentas aritméticas, conocer e identificar los objetos que les rodean, hacer razonamientos sencillos y poco más, como estimular su fantasía cuidando de que la diferencien claramente de la realidad.
    En Primaria y Secundaria está el escalón más importante de su evolución de niño a persona adulta.
    No se concibe un atleta o un deportista cualquiera que no desarrolle sus músculos mediante la práctica continua de ejercicios de gimnasia que potencien su capacidad innata. Estos ejercicios son la mayoría comunes, con matices, a todas las disciplinas deportivas.
    De igual modo debe hacerse con la mente para ser persona, y los ejercicios de que disponemos para ello son las distintas asignaturas que se cursan.
    Es de todos conocido que la inmensa mayoría de la gente nunca tendrá que realizar una raíz cuadrada, una ecuación de segundo grado o calcular el área de un tronco de cono.
    El objetivo de las matemáticas no es tanto memorizar los algoritmos para resolver esas cuestiones sino entender el proceso mental que conduce a ellos. Esta es la gimnasia del cerebro.
    El objetivo del latín no es tanto aprender a leer escribir o traducir un idioma nuevo sino comprender la magnífica estructura lógica de su gramática. Otra decisiva gimnasia.
    El objetivo de la filosofía no es tanto memorizar las reglas del silogismo o los nombres de los filósofos ilustres sino comprender los procesos de la adquisición del conocimiento, y los mecanismos del razonamiento. Más gimnasia importante.
    Estas tres asignaturas, enseñadas adecuadamente, preparan la mente del estudiante para la tarea de aprender todas las demás. Y, curiosamente, le ayudarán a ello aunque sostenga todavía que no sirven para nada. ¿Por qué ningún deportista cree que la gimnasia es inútil y los estudiantes, padres y muchos profesores sí?
    Si en ellas perseguimos los objetivos que he señalado como realmente importantes ya se encargará la memoria de cada alumno de almacenar una parte de los objetivos señalados como de menos trascendencia.
    Tengo la íntima convicción de que resultará extremadamente difícil que un alumno universitario consiga buenos niveles de formación si no ha cursado satisfactoriamente las tres en el bachillerato.
    Como colofón diré que los exámenes deberían versar en todo caso sobre los objetivos principales. El que un alumno sepa calcular el volumen de un prismatoide o resolver una integral indefinida dice mucho menos de su cualificación en matemáticas que si es capaz de desarrollar correctamente un par de demostraciones sencillas o deducir por sí mismo la fórmula del binomio o de la integral del coseno de x.

    Le doy tanta importancia a la educación que necesitaré que alguien me diga que me estoy pasando y que deje de dar la matraca en el blog.

    Publica una respuesta
  39. Parece que al final las matemáticas no serán opcionales sino obligatorias.

    Publica una respuesta
  40. JJGJJG, sí, eso parece:

    No habrá bachilleres sin matemáticas.

    De todas formas supongo que habrá que esperar la votación final, que es hoy 20 de noviembre.

    Pedro Terán, no quiero polemizar, y la verdad es que no sé por qué te pones así. Te hice una pregunta muy sencilla a partir de algo que tú mismo dijiste en un comentario (básicamente lo que dices en los dos primeros párrafos de este comentario), y todavía no me has dicho en qué parte de mi entrada está el argumento que transparenta lo que tú comentas. En serio, por favor, dime dónde está para que lo pueda modificar, ya que ni mucho menos mi intención era ésa. El resto de mi comentario fueron opiniones relacionadas con el resto de párrafos del tuyo, pero vamos que mi intención era simplemente debatir, no que nadie se molestara.

    Publica una respuesta
  41. Una muy triste noticia, pero no nos engañemos: la educación va en picado desde hace ya muuuchos años… ahora el escándalo es la supresión de las mates en el bachiller social, pero no olvidemos que, hasta la fecha, podrían pasar cosas tan incongruentes como hacer un bachiller de ciencias sólo con química, es decir, un bachiller de ciencias SIN MATES NI FÍSICA… y eso no viene en la LOMCE, eso está pasando a día de hoy…

    Publica una respuesta
  42. al final la gente les va a pillar ODIO si tienen que estudiar por obligacion 😀 yo recuerdo en 2 BUP qaue tenia que dar LATIN y me parecia aburrido y tedioso.. con tanta declinacion conjugacion etc.. 🙁

    no creo que a alguine de MAGISTERIO o ABOGACIA le pueda necesitar tanta matematica a decir verdad

    Publica una respuesta
  43. Jose,

    dices: “no creo que a alguine de MAGISTERIO o ABOGACIA le pueda necesitar tanta matematica a decir verdad”

    Magisterio es esa carrera que se estudia para ser maestro (primaria o secundaria) y te recuerdo que muchos maestros enseñan matemáticas a los niños y hay al menos una asignatura en la carrera que trata sobre la enseñanza de matemáticas… Y teniendo en cuenta que después de la secundaria está el bachillerato no creo que un maestro que no haya estudiado él mismo las matemáticas de bachillerato sea un buen maestro enseñando matemáticas en secundaria… ¡¡o incluso aunque enseñase matemáticas de primaria!! Imagina un maestro dando clases de matemáticas, aunque fuesen clases de primaria, con una pésima agilidad con los números o incluso cometiendo numerosos errores porque llevase años sin estudiar matemáticas “ya que no era obligatorio”… Ufff me dan escalofríos sólo de pensarlo. No creo que sea necesario dar más argumentos sobre la importancia de haber estudiado matemáticas en bachillerato para un maestro.

    En cuanto a abogacía o la carrera de licenciatura de derecho puede parecer que en principio tiene menor relación con matemáticas… pero yo empezaría por resaltar esto: ¿qué es lo más típico que hace un abogado? Pues básicamente defender a una persona de una acusación ¿verdad? Básicamente tiene que PROBAR que una persona es inocente o, al menos, probar que las supuestas pruebas o indicios que aportan en su contra no son suficientes o correctas. Y si en lugar de ser abogado defensor es fiscal pues tendrá que hacer lo contrario, PROBAR que es culpable. Y resulta que en matemáticas lo que se hace es PROBAR cosas, en ambos casos se trata de pruebas y de “leyes”. De hecho creo que es la única asignatura donde se practican esas habilidades… En asignaturas de lenguas (inglés, latín, lengua…) se memorizan expresiones, palabras… pero no hay que resolver algo, no hay que probar nada. Tampoco en las demás asignaturas: historia, literatura, educación física, geografía… salvo quizá en filosofía si se habla de la lógica o de ciertos razonamientos filosóficos.

    Y, por supuesto, como dicen otros comentarios, sirven para la formación de cualquier persona, independientemente de la profesión que elija, para enfrentarse mejor a la vida… para entender cosas al leer el periódico, para que no te engañen, para cosas tan cotidianas como comprar…

    Así que me alegro de que al final hayan corregido la ley.

    Publica una respuesta
  44. Acido,

    los maestros se forman para dar clase en Primaria y/o Infantil. Sólo hay maestros dando clase en 1º y 2º de ESO si antes de la LOGSE daban clase en 7º y 8º de EGB.

    Después de la puntualización, estoy de acuerdo en la necesidad de la formación matemática de los maestros. Un maestro, salvo que sea especialista y se conjuren un montón de condiciones, acabará enseñando matemáticas; por lo tanto, su formación matemática debería ser amplia.

    No sirve con que sepa un poquito más de lo que exige el currículum, ha de tener una visión más general de las matemáticas que tendrán que afrontar sus alumnos en el futuro; un ejemplo tonto: decir que “multiplicar por la unidad seguida de dos ceros” equivale al desplazamiento de la coma dos lugares hacia la derecha es válido en decimal, en binario, en octal…; mientras que decir que al “multiplicar por cien” se mueve la coma dos lugares hacia la derecha sóo se cumple si trabajamos en decimal.

    Publica una respuesta
  45. Carlos, `
    gracias por la corrección. La verdad es que tenía duda sobre eso (nunca mejor dicho, ¿no?) y busqué en Internet y aunque vi comentarios que decían que sólo daban primaria vi un comentario que decía que si se especializan en primaria sólo pueden dar primaria pero que podían dar secundaria de alguna manera… y, dado que también vi algo de especialidad en primaria en Magisterio me lo creí, jeje.

    De todas formas, como no estaba seguro ya dije que aunque vaya a dar primaria es muy conveniente tener un conocimiento mayor de la materia, saber lo que se estudia después.
    Y lo de la LOGSE y demás leyes es un ejemplo más de que las cosas cambian… antes uno estudiaba magisterio y podía enseñar matemáticas en EGB a alumnos de 7º y 8º y luego cambia la ley y si no dio clases en esos cursos no podrá dar clases a alumnos de esas edades. Quizá dentro de 8 años cambie la ley y sí que puedan dar clases de ESO… con los zoquetes que tenemos legislando yo no lo descartaría. Si esos profes de ESO no estudiaron matemáticas tendremos una mala formación en cientos de niños. O quizá pongan una enmienda que diga que sólo podrán clase si esos profesores estudiaron matemáticas en el bachillerato… con lo que no sufrirán los niños pero sí algunos licenciados en magisterio.

    Publica una respuesta
  46. Yo creo que la educación sí o sí debe tener un alto porcentaje de matemáticas, sin importar a que te dediques luego. Y es que siendo claros ¿que es lo que debería buscar las instituciones nacionales cuando preparan a los jóvenes para la vida? la respuesta me parece clara, lo que se debe buscar es preparar futuros emprendedores, empresarios, gente que proponga y ejecute grandes cambios en la sociedad. Por eso el componente matemático es in-negociable, este es esencial para cualquiera que pretenda liderar un proyecto ambicioso. Hasta para ser microempresario es conveniente tener una ciertas bases matemáticas, sobretodo si se proyecta crecer a futuro. Es increible la mentalidad mediocre de algunas personas que te suelten un “bah es que yo voy a estudiar música asi que no necesito matemáticas” ¿piensan tocar en bares y fiestas de cumpleaños toda tu vida? o si vas a estudiar artes ¿piensas quedarte toda la vida vendiendo dibujos en cerca de las iglesias como quién mendiga una ayuda?¿no has pensado en iniciar una microempresa relacionada con tu area de conocimiento?¿proponer a una empresa iniciar un start-up relacionada con tu mundillo del arte?. Ya quitémonos esa mentalidad de “no necesito matemáticas” que suena casi tan absurdo como el religioso diciendo que la ciencia no sirve para nada, por favor.

    Publica una respuesta
  47. Me asombra que se apele a la importancia de una disciplina tan respetable como las matemáticas alegando su importancia para cualquier ámbito de la vida humana. Sin duda esto es cierto, pero no lo es menos que las lenguas clásicas lo son. Entiendo que ante una situación como la que impone el ministerio el debate se va a centrar siempre en dirimir cuál de los contrarios es el más importante pero, creo, que en un caso como este la dificultad es mayúscula.
    De cualquier manera, veo que en la mayor parte de los comentarios anteriores se defiende a las matemáticas de acuerdo con aplicaciones concretas de estas, es decir, como útiles para un abogado en una rama concreta de su ejercicio, para un sociólogo en una de sus facetas o a un cierto tipo de maestro de educación infantil. Y mi sorpresa aumenta cuando leo un comentario en que alguien apunta a que es una medida destinada a empeorar los conocimientos de los futuros españoles y hacernos más dóciles, que lo es. Sin embargo creo que tiende a menospreciarse a las lenguas clásicas como meras antiguallas. Son, para muchos, las ‘marías’ de los planes de estudios, y le confieren al itinerario en que aparecen el calificativo, como no podía ser de otra manera, de fácil. Es muy común pensar que uno se dedica en clase de latín a leer textos bonitos y dibujar letras raras en clases de griego. Nada más lejos de la realidad.
    Las lenguas clásicas no son meramente útiles para el aprendizaje de otras lenguas, ni una especie de adorno para el filólogo de lenguas modernas. Las lenguas clásicas son un vehículo de comunicación, mucho más complejo que nuestro castellano moderno y que prácticamente todas las lenguas modernas de Europa por su propia estructura lingüística. Es decir, las lenguas clásicas poseen distinciones y elementos que no son siquiera concebibles para el ‘no-iniciado’, del mismo modo que las poseen las matemáticas. Por eso me parece que, a nivel práctico, es arriesgado hablar de cuál de las dos estimula en mayor medida las capacidades lógicas del alumnado. Lo que sucede es que impera desde hace unos años en este país un cierto atavismo originado por los sistemas educativos que venimos sufriendo generación tras generación. En esta caso concreto reside en el hecho de que un alumno conoce, más que de sobra, las matemáticas y las dificultades que entrañan, mientras que el alumno medio sale del bachillerato sin saber siquiera en qué consiste el latín o el griego. Es, por tanto, un problema de óptica contraponerlas o tratar de medir cuál de las dos es mejor para el desarrollo de las capacidades lógicas del alumnado.
    Me gustaría volver, si de mi dependiese, a un modelo educativo más cercano al que se presentaba en un comentario anterior. Uno en que latín, matemáticas, física, química biología y todas las demás asignaturas necesarias para la formación de un chaval sean obligatorias. Cada materia desarrolla unas capacidades concretas, y si este no es el caso, al menos contribuye a la cultura del futuro ciudadano del mundo.
    Como conclusión, además, admito que esta ley está dirigida a empobrecer la capacidad crítica de nuestros estudiantes en todos los ámbitos del saber. Pero me parece demasiado arrojo afirmar que la obligatoriedad del latín contribuya a eso. Mediante la traducción de textos, prácticamente la única tarea que se lleva a cabo en las clases de latín y griego, y la lectura de los clásicos en traducciones, se aprenden valores. No en el sentido vacío que tomó la palabra a partir de ciertos desatinos pedagógicos como la educación en valores. Sino, más bien, a partir del análisis crítico de la realidad, ya sea mediante el estudio de la historia moderna o de la lectura de los clásicos. En los clásicos aparecen todas las virtudes y defectos del ser humano en cualquier época, porque por mucho que haya mejorado su vida, su mentalidad ha cambiado poco o nada. A mi como persona primero y después como filólogo clásico me alienta saber que un romano en el siglo I a.C. escribió sobre la corrupción de las clases altas romanas, sobre las revueltas populares, etc. Cómo un griego casi tres siglos antes describía la que era, para él, la mejor manera de gobierno. Cómo un poeta griego criticaba que los deportistas de su dinero cobrasen sueldos millonarios mientras los estudiosos pasaban, prácticamente, hambre.
    Veo pues, que a partir de la lectura se abre una perspectiva nueva en el mundo, se dota al hombre de un sentido crítico que le permite distinguir moralmente unas acciones de otras. Esto se complementa a la perfección con otras ventajas de tipo lógico que se han comentado ya, propias del estudio de las lenguas griega y latina.
    Creo, pues, en lo que estudio. Y no me gusta despreciar otras disciplinas en función de la decisión vital que tomé hace tiempo, la de estudiar filología clásica. Más bien al contrario, creo que la decisión, para ser tal, parte del conocimiento. Y qué mejor conocimiento que hacer que nuestros futuros ciudadanos conozcan todas las posibilidades y todos los estudios presentes en el panorama educativo, siempre que los horarios lo permitan.
    Si les soy sincero, creo que debiéramos dejarnos de rezar en la escuela y de hacer deporte para poder estudiar física, matemáticas y latín como corresponde.
    A todo esto se une que soy actualmente docente de enseñanza secundaria. Lidio cada día con chavales indecisos que no saben qué puerta se les cerrará si eligen tal o cual asignatura. Pienso que una ley como la actual no hace más que ahondar los problemas presentes en la educación española en general, y en mis alumnos en concreto.
    Por eso creo que ha de dejar de buscar la mano negra donde no está. La mano negra tiene sotana, dirige sucursales bancarias y se presenta a las elecciones, aunque cada cosa con un rostro diferente. Dejemos que la educación sea educación general y en todos los ámbitos y no restrinjamos el conocimiento de nuestros alumnos por cuestiones sin importancia. Todo lo importante cabe en el sistema educativo, y si no, habrá que buscar el modo de que quepa.

    Publica una respuesta
  48. Quiero afirmar explícitamente mi total conformidad con el artículo que acaba de subir Javier.
    Pero también quiero señalar, sin embargo, que los que generaron en mí esas opiniones y estaban también totalmente de acuerdo con ellas durante mi época de estudios de primaria y secundaria (años 40 y 50 en un colegio de La Salle), llevaban sotana.

    Publica una respuesta
  49. Escribió tan ilustre lírico como Heine que “los romanos nunca habrían tenido tiempo de conquistar el mundo si antes hubiesen tenido que aprender latín”. La ortografía de la lengua del Lacio no concierta con la española (“basura” frente a “versura”; “hueso” de “os”…), ni declinamos las voces por flexión de caso. Acháquese el fracaso escolar en el aprendizaje del latín a la inviabilidad de dialogar empleándolo, condición sine qua non para asimilar cualquier código lingüístico. Convendría leer lo escrito por Thornstein Veblen sobre la ociosidad burguesa de los pomposos estudios renacentistas.
    En otro orden de cosas, resulta desfasado por demás seguir vertiendo la falacia newtoniana de que la matemática domina el mundo, y es, por ende, polivalente. Ya Poincaré demostró la falta de solución analítica para el movimiento de tres cuerpos (Sol, Luna y Tierra), un sistema caótico no integrable; y Gödel, la imposibilidad de probar la no contradicción de la aritmética con sus mismos recursos. Para ahorrarme aquí lo ya comentado a “Sobre la utilidad directa de las matemáticas”, me ciño a la recomendación de los premios Nobel Philip Anderson y Robert Laughlin (el último de los cuales es mordaz incluso con el sistema educativo).

    Publica una respuesta
  50. Al compañero leto solo le faltó recordarnos la interpretación de copenhage. Venga así que las matemáticas no dominan el mundo, ¿entonces que lo domina?¿el latín? o quizás usted sea uno de esos promotores del vale-todo gnoseológico. Pena para usted que el mundo no se comporte como un lugar donde las matemáticas no tienen un lugar absolutamente preponderante. Los grandes magnates del mundo, esto es; los bill gates, mark zuckenberg, warrent buffet , larry page son, además de otras cosas, excelentes matemáticos. Hombres con una altísima compresíón de la ciencia, la computación, las finanzas… claro que esto acompañado de otros talentos, dentro de los cuales dudo mucho muchísimo que estuviera incluido una altísimo nivel de latín. Vamos a los grandes avances en medicina, biología, genética, física, ingeniería… ¿alguien puede dudar por un momento que los grandes avances en estos campos que tanto beneficio nos han traido no estuvieron soportados sobre los hombros de los gigantes desarrollos alcanzados en las matemáticas?.

    Pero es que ni hace falta ir tan arriba para comprender el lugar de las matemáticas dentro de nuestra sociedad, ¿donde están los ingenieros, científicos, médicos y economistas? en la cúspide de la pirámide, aportando soluciones reales a la comunidad, mejorando nuestra calidad de vida. ¿y donde están los de latín? los que tuvieron mas suerte consiguieron empleo como profesores, los que menos se ganan la vida limpiando baños y vendiendo hamburguesas. Cosa extraña, siendo que el latín es tan importante y ayuda a desarrollar la inteligencia lo normal sería que esos nobles hombres fueran baluartes y líderes del desarrollo social, en su lugar tenemos a desempleados amargados o empleados con bajo cuyo máximo placer consiste en entrar a foros de matemáticos a criticar el status quo cual revolucionario de pacotilla aduciendo a teoremas matemáticos que ellos no están ni remotamente cercanos a entender, pues con suerte si pueden aplicar bien una sencilla regla de tres.

    Muy que a godel y kuhn les pese en su tumba el mundo sigue siendo un lugar dominado por las matemáticas, quizás hoy mas que nunca.

    Publica una respuesta
  51. Creo, oscar, que tu visión de la importancia de los conocimientos en el progreso humano debería contemplar algunos retoques.
    Vivimos en una sociedad mercantilizada y pragmática que valora a las personas por la importancia económica directa de sus aportaciones.
    Debemos aceptar que, más que nunca, los avances en medicina, biología, física, ingeniería… se apoyan en algo tan elemental como la comunicación. El compartir información es la herramienta imprescindible para avanzar y, para eso, es también imprescindible el conocimiento del lenguaje.
    Hoy día es inimaginable un técnico o científico de altura que no conozca el inglés por ser el lenguaje universal utilizado para ese intercambio de información. Hay que leer literatura científica en inglés. Hay que publicar en inglés.
    Observa que, hasta finales del siglo XVIII ese lenguaje de intercambio era el latín. Sin su conocimiento los gigantes de la ciencia lo hubieran tenido mucho más difícil.
    La aportación del estudio del latín al desarrollo de la mente es, a mi juicio, mucho mayor que la del inglés por su superior complejidad y, en edades tempranas, complementa claramente la aportación del razonamiento matemático y lógico a ese desarrollo.
    ¿Dónde están, en tu pirámide, los profesores de lengua o de inglés sin los cuales los gigantes de la ciencia y la ingeniería difícilmente lo serían?
    Está claro que en esa valoración que comentaba al principio se está olvidando que para la estabilidad de un edificio son, por lo menos, tan importantes los cimientos como el resto de la construcción.
    Para terminar te diré que ya hay matemáticos e ingenieros limpiando baños y vendiendo hamburguesas y que si cortamos la citada pirámide por las cercanías del vértice, es muy posible que la mayoría de los que están por encima hayan estudiado latín es su época de secundaria.

    Publica una respuesta
  52. Por el estilo agarbanzado con el cual está escrito el penúltimo comentario, se confirma que el pensamiento matemático es tardo y obstinado.
    Aviada la sociedad del s. XXI que supedita una educación personalizada a la disyuntiva entre una lengua muerta o la matemática fundada en la teoría de conjuntos, cuyo autor acabó sus días en un “asilo” siquiátrico. Las matemáticas son el exponente del sofisma garrafal de la enseñanza; a saber: que implica un grado de comprensión la memorización mecánica de nociones; a más de que tediosos cálculos revoltosos arrojan el substitutivo de la experimentación.
    Junto con el profesor de lógica W. Hamilton (“Sobre el valor y la futilidad de las matemáticas”) y los físicos más inconformistas, defiendo —ahora con arreglo a la era digital— que la más baja ocupación del cerebro sea relegada de una vez a las computadoras; a fin de abrir el entendimiento a la conexión causal y la construcción geométrica del proceso físico. Así, el catedrático de física Richard Muller reconoce que a los alumnos de postgrado siempre se les advierte que piensen “en términos de física, no de matemáticas”.
    Sabemos que las integrales, en orden a sus reglas, no alcanzan en absoluto la plenitud de las derivadas. La engorrosa ejercitación que demanda el cálculo integral, con los atributos de un arte, tan sólo compensa de su ritmo lento y sostenido al técnico de vocación. Que la profunda capacidad de abstracción no basta lo ilustra el hecho de que, tachando el empirismo de Edison para lucir, en cambio, la matemática universitaria, Tesla intentó provocar la resonancia eléctrica del planeta entero; a resultas de lo cual, en vez de distribuir la electricidad sin hilos, el proyectista de alternadores quemó el generador de la Compañía.
    Tocante al pretendido dominio matemático sobre la Naturaleza, valga aquella inaudita revelación de Sir James Lighthill a la Sociedad real de Londres:
    “DESEAMOS COLECTIVAMENTE PEDIR EXCUSAS POR HABER DESCONCERTADO AL PÚBLICO CULTO EN GENERAL, DIFUNDIENDO IDEAS SOBRE EL DETERMINISMO QUE SATISFACÍAN LAS LEYES DE NEWTON, LAS CUALES, DESPUÉS DE 1960, HAN RESULTADO SER INCORRECTAS.”

    Publica una respuesta
  53. “Estilo agarbanzado..” es una expresión agresiva, irrespetuosa y vejatoria.
    “El pensamiento matemático es tardo y obstinado” es una afirmación claramente subjetiva.
    La primera expresión no confirma la segunda afirmación.
    No existe la “disyuntiva” entre una lengua muerta y la matemática, únicamente comentamos la mayor o menor conveniencia de incluir una o ambas disciplinas en la enseñanza sin tratar de dogmatizar, sino de opinar.
    Me parece exagerado afirmar que “las matemáticas son el exponente del sofisma garrafal de la enseñanza”.
    ¿En qué autorizada jerarquía de las operaciones del cerebro se asigna la posición más baja y la más alta? Intuyo que LETO M. se refiere al cálculo numérico y no a la MATEMÁTICAS.
    Me encantaría que relegar alguna ocupación del cerebro a las computadoras sirviera para abrir el entendimiento a otras cosas pero creo que esta apertura es más fácil si no relegamos nada.
    No me identifico como “público culto” ya que no estoy desconcertado por las ideas sobre el determinismo que satisfacían las leyes de Newton. A escala humana son suficientemente precisas y solo gracias al progreso de las matemáticas se ha conseguido “refinarlas” para adaptarlas a entornos macro o microscópicos donde pierden precisión.
    Las citas relacionadas con W. Hamilton, Richard Muller, Tesla o Sir James Lightill son opiniones o anécdotas, no argumentos probatorios.
    Me quedo con las ganas de saber lo que opina el autor del último comentario sobre el currículo que propondría para incluir en la LOMCE (que es de lo que trata esta entrada del blog).
    Parece que tiene algo en contra de las matemáticas o la forma de enseñarlas y en contra del latín y solo manifiesta simpatizar con “abrir el entendimiento a la conexión causal y la construcción geométrica del proceso físico” y a “que piensen en términos de física, no de matemáticas”. Lo encuentro un poco ambiguo.

    Publica una respuesta
  54. Es interesante saber que las computadoras nacen, crecen y se reproducen sabiendo matemáticas básicas y que no necesitan de los humanos para aprenderlas. También es interesante saber que físicos, ingenieros y arquitectos puede echar mano de las nuevas tecnologías programadas con conocimiento físico y geométrico y no matemático. Toda una hazaña de las computadoras no reconocida. Que nos diga nuestro amigo Loto cómo se harían modelos matemáticos y físicos de todo tipo, eficientes y adaptados a diferentes disciplinas, sin un conocimiento básico y luego profundo de las matemáticas. Me puede la curiosidad.

    Publica una respuesta
  55. Se me ha aludido como “desempleado amargado cuyo máximo placer consiste en entrar en foros de matemáticos…”; amén de prejuzgar que cito teoremas de los que no tengo idea. Quien escribe ramplonamente, sin saber puntuar siquiera, ostenta tardo entendimiento para reglas elementales.
    Sabrá como yo que casi todas las operaciones de una calculadora son reductibles a sumas; de ahí mi referencia a la ocupación más baja del cerebro. Si en rigor se identificara con el público culto, habría aprendido de Schopenhauer que “el excesivo ahínco de la fuerza cognoscitiva mediata, aplicada a lo abstracto, provoca una debilitación directa de la inmediata e intuitiva, y la visión natural y correcta es cegada cada vez más por la luz de los libros” (léase de texto).
    Al último opinante sí le diría —ya que lo reclama— la diferencia entre un “loto” y un personaje mitológico. Mas cuando ha concluido de mi argumento que los ordenadores se programan por sí solos, le dejo por incorregible.

    Publica una respuesta
  56. Estimado LETO M.: usar el ordenador para escribir de esa forma tan graciosa que “casi todas las operaciones de una calculadora son reductibles a sumas; de ahí mi referencia a la ocupación más baja del cerebro…” es lo mismo que decir que qué malo es un vino después de haberse bebido la botella, qué digo, la bodega entera. Lo retiro si escribes a mano y tienes a alguien que te lo pase por teclado, así no tendrías que ensuciarte con lo que te han conseguido las matemáticas, las aplicadas y las puras. A veces, todos decimos tonterías, hasta Schopenhauer. Otra cosa: ¿hay pensamientos válidos sin estructura matemática? Un saludo.

    Sobre el tema: un poco tarde, pero rectificaron, ¿no?: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/11/21/actualidad/1385034281_790750.html

    Publica una respuesta
  57. Más por incorregible dejo yo a quien no matiza ni aclara su comentario para defender que se ha malinterpretado. Aunque a lo mejor un simple humano no está a la altura de un ser mitológico para que este último pierda el tiempo con el primero. Dejarle las operaciones básicas a las computadoras para centrar la enseñanza en los aspectos que comentas es suponer que un ordenador funciona solo. Lo peor de ese razonamiento es que está extendido entre alumnos de muchas titulacione y abordan las mates sin interés y en el futuro se dan cuenta de la equivocación.

    Publica una respuesta
  58. Ah! Y también habría que hablar de la crítica e interpretación que merece todo resultado computaciomal. Imposible de realizar sin conocer la matemática que hay detrás y, en muchas ocasiones, imposible sin reproducir los cálculos.

    Publica una respuesta
  59. No soy yo quien desbarra, como quien trasegara en bodegas, rebajando a un superdotado alemán.
    Encarezco el laconismo con que se me responde (esto es “subjetivo”; eso otro, “exagerado”, y aquello,”ambiguo”), que diríase, si no viniera a desmentirlo una fotografía, el inherente a un robot; todo lo cual me reafirma en mi convicción.
    Miren, señores míos, si han oído hablar de Zermelo, quien eludió las paradojas de la teoría de conjuntos, conocerán su empeño por aplicar, contra las dialécticas, las matemáticas algorítmicas a problemas del mundo real; pues invitan las postreras a la acción, no a la abstracción contemplativa.
    Me parece haber recomendado sin ambigüedad la experiencia del premio Nobel Robert Laughlin, quien con franqueza reconoce haber aprendido “más ciencia que con todas las otras actividades de mi carrera, en un centro multidisciplinar dedicado a explorar la idea de que la matemática surge de la observación experimental”. Él es “subjetivo” (se atreve a pensar autónomamente) y “exagerado” (por su intemperancia ocasional ante el reduccionismo).
    ¡ Hasta nunca !

    Publica una respuesta
  60. Pues a mi me parece que el latin es muy importante y el griego tambien, tenemos que enseñar a nuestros jóvenes que los paises mediterraneos somos una gran familia, nos unen tantas cosas, incluso el parentesco entre nuestras lenguas, la base del derecho, las bases sociales, incluso las mismas fiestas aunque no coincidan en los nombres, no debemos olvidar que todos pertenecemos al mismo origen, nuestra lengua es una lengua perfecta, tenemos todo tipo de desinencias para expresar los aspectos oracionales para comunicarnos y saber comunicarnos es muy muy importante, saber poner las palabras adecuadas para manifestar el dolor, la alegria, las frustraciones….y si no preguntemos a psicólogos y psiquiatras cuyas consultas cada vez son mas numerosas por un mal endémico actual como es el estres, ellos colaboran con sus terapias a enseñar a la gente a poner las palabras a lo que sentimos, esa es la grandeza de la comunicación, la terapia de los pueblos, cuåntos conflictos se evitarían si supieramos dominar nuestros prefijos latinos y griegos, prefijos y desinencias formaron significados mas precisos, dieron lugar a nuevas palabras. Por esto me parece que las lenguas clåsicas deben prevalecer y debemos cuidarlas como si fueran lo que es, un tesoro, cuidémoslas, porque no estan MUERTAS, simplemente han evolucionado como los pueblos. Cömo obviar el griego, lengua queinventö el sistema mas justo de gobierno? La lengua de Platón? de Sócrates? como obviar la asimilaciön de mitos clåsicos en la religión cristiana? Como ignorar la base de nuestra formación sintåctica? Como privar a futur as generaciones de la divertida evoluciön etimológica, de la historia de las maravillosas palabras qUe nos curan.
    Creo que cometemos un error descomunal si nos empeñamos en desdeñar una materia por otra porque ambas van intrinsecamente unidas, ambas son la ejecución minuciosa y logica de ese milagro que es la lengua cuyo fin es la comunicaciön, dejemos de pelear matemàticos y filólogos y aunemos nuestras fuerzas para pelear contra sistemas de educación que no hacen mås que dividir y envilecer ambas materias.

    Publica una respuesta
  61. Por muchos los métodos de resolución que se encasquete un estudiante, forzando la memoria antinaturalmente, atiborrándose de conceptos muertos, las ecuaciones no lineales son revesadísimas e imposibles de resolver casi siempre.
    Con latín y griego no se superan entrevistas de trabajo (que ennoblece). Al fin, estimándose que un 40% de superdotados abandona los estudios, los “sesudos” no son quienes programan el plan, ni los que lo reforman sin dar una.

    Publica una respuesta
  62. Pues no se si se supera una entrevista de trabajo o no, pero estaras de acuerdo conmigo en que hoy día casi nadie supera entrevistas de trabajo porque entre otras cosas, no hay trabajo, pregunta a arquitectos, geölogos, físicos…..y los ingenieros estan en fase de exportaciön
    Las lenguas clasicas no son un objetivo en sí mismo, son instrumentos muy valiosos que Sirven para corregir y preservar el principal vehículo de comunicaciön que es el lenguaje.
    Por supuesto que no digo que se estudie latin en todas las carreras universitarias pero en bachillerato que se entiende es una formaciön mas generalizada solo lo veo interesante sino tambien necesario, al menos en este tipo de bachillerato

    Publica una respuesta
  63. Usted, además de serlo, ¿se hace la beocia? ¿Las supera el que emigra con la lengua de la Iglesia, “el fantasma del Imperio romano coronado sobre su tumba”, en palabras de Hobbes? ¿Se atreve a decirles a los superdotados lo que les conviene, arrumbando sus aptitudes e inquietudes, un potencial inapreciable de desarrollo?

    Publica una respuesta
  64. no ofende quien quiere sino quien puede, quizas yo, deo gratia, no sea superdotada, per afortunadamente estudiè, para mí, lo importante, que no lo urgente.
    No me interesa discutir con quien acude a la estúpida descalificaciön para “ganar a su oponente”. No me opongo a la ciencia y vuelvo al objetivo inicial, no se trata de materias opuestas, ambas son instrumento de comunicaciön, empeñarnos en ensalzar a la una para castigar a la otra…….eso sí es propio de beocios, que no Beocios. UN SALUDO.

    Publica una respuesta
  65. “Estúpida descalificación” no es sólo contradicción crasa, sino panderada que la define. Deje de una vez que opinen los representantes de ese potencial inapreciable de desarrollo, marginados, arrinconados por un sistema renacentista en la Era digital.

    Publica una respuesta

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: La educación es una de las cuestiones más importantes de una sociedad que pretende…
  2. Latín obligatoria y Matemáticas optativa, o cómo cargarse una de las mejoras que introducía la LOMCE en Bachillerato - […] Latín obligatoria y Matemáticas optativa, o cómo cargarse una de las mejoras que introducía la L… […]
  3. Vivan las Matemáticas, muera el Latín | Verba volant - […] eso, entiendo perfectamente las voces que gritan más o menos agudamente contra una de las felonías de la nueva…
  4. Lecturas de Domingo (18) | Ciencias y cosas - […] - Latín obligatoria y Matemáticas optativa, o cómo cargarse una de las mejoras que introducía la LOMCE en Bachillerato.…

Puedes utilizar código LaTeX para insertar fórmulas en los comentarios. Sólo tienes que escribir
[latex]código-latex-que-quieras-insertar[/latex]
o
$latex código-latex-que-quieras-insertar$.

Si tienes alguna duda sobre cómo escribir algún símbolo puede ayudarte la Wikipedia.

Y si los símbolos < y > te dan problemas al escribir en LaTeX te recomiendo que uses los códigos html & lt; y & gt; (sin los espacios) respectivamente.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *